Select Page
Somos el “uber de los gimnasios.” Nosotros el “Amazon de la venta local.” Y nosotros el “Spotify de los libros.” Esos mensajes se han visto muchas veces, por lo que igual es una estrategia de marketing que se estudia en las mejores escuelas de negocio. Personalmente no me gustan por varias razones.

¿Qué ganas comparándote a otros?

No eres ni amazon, ni uber, ya te gustaría (o no) tener su capacidad de endeudamiento.

Tú eres tú, tus servicios, tu mercado y lo más importante, la solución para tus clientes.

¿Que asocien tu marca a esas otras más reconocidas?

En primer momento puede ser interesante para darte algo de notoriedad, pero por desgracia, es muy posible que la gente recuerde más esa asociación que tu propia marca. Y eso no es bueno. Tu marca es tu activo más importante, y lo que la gente tiene que recordar por encima de tus propios productos, servicios e incluso personas.

¿Que entiendan mejor tu negocio?

Puede ser que lo consigas e nivel de “titular de prensa”, pero estoy seguro de que tus procesos no serán iguales, tus condiciones serán diferentes y lo peor de todo, estarás generando unas expectativas que luego no serán reales.

Y las expectativas, la famosa gestión de expectativas que siempre se olvida, son el punto clave por las que un cliente puntual se convertirá en un buen cliente a largo plazo.

Y puedo entender también que para muchos periodistas es fácil caer en la tentación de conseguir un “clic” con este tipo de titulares.

Mi recomendación.

No lo permitas.

No copies. 

No te compares. 

Busca tu propia personalidad.

Busca el mensaje que hable directamente a tu cliente y solucione su problema.

Si desarrollas tu estrategia hablándole a tu cliente, haciéndole ver que te preocupa y que has arreglado los problemas de empresas similares te será mucho más fácil venderle.

Y no importa si estás dentro de una estructura empresarial enorme, o eres el fundador de una startup. Si tienes que vender, debes crear tu propio mensaje para que sea recordado. Y podrás usar plantillas como las que nosotros te damos o estudiar como lo hacen otros, pero tómate esas directrices como una ayuda para guiarte inicialmente.

¿Qué componentes forman un buen mensaje de transformación?

  • El estado actual
    • Cómo se encuentra
  • El estado deseado
    • A dónde le gustaría llegar
  • Marco de tiempo
    • El valor de tiempo absoluto o valor de tiempo relativo en el que ocurre la transformación 
    • Tiempo absoluto – 12 meses 
    • Tiempo relativo – ½ tiempo

La Fórmula de transformación: 

Ayudamos a [nicho] [transformación / resultado] en [marco de tiempo].  

Ejemplos de reclamación / transformación:

  • $ 0- $ 1M ARR en 12 meses sin recaudar dinero.
  • Ayudamos a los asesores financieros a obtener de 5 a 10 citas mensuales con inversores calificados.
  • Ayudamos a las empresas tecnológicas a obtener un aumento del 30% en ventas en 14 días.
  • Posiciónate en la primera página de Google Maps en 14 días.
  • Duplica la producción de su equipo de ventas en 60 días.

La prueba del susurro

Si susurras el reclamo al oído del prospecto en medio de la noche, ¿se van a despertar? Si el reclamo no es lo suficientemente fuerte, no les importará y no se despertarán.

Nadie te va a comprar si eres una copia

Si mandas los mails tal cual como dice el “gurú” de turno en su último paper. Si tienes una foto en Linkedin con traje y corbata y tú nunca llevas corbata!! Si copias el slogan a la competencia. Si haces lo que otros dicen que hacen…. Tu mensaje tienes que hacerlo tuyo y enfocado a tu nicho, específico, para que resuene en su cabeza.

En ese momento, cuando los resultados empiezan a mejorar, tu confianza aumenta.

Tu seguridad aumenta.

Tus miedos disminuyen.

Y eso, tu cliente lo notará.

Y venderás más.

Y si quieres vender aún más, ya sabes que puedes reservar una sesión estratégica con nosotros AQUI.

Te ayudaremos a hacerlo.